viernes, agosto 07, 2009

Ephímera como la Espuma


Costa de Vista, 5 de Miopía de 3144


Querido Diario,


La metáfora se ha hecho carne en mí desde la fatídica "Noche del Domingo". Corté manzanas, revolví sentimientos y pensamientos cual cupones en un super bowl e intenté en vano comunicarme con diferentes números aleatorios. Es inútil. Nadie mira a Evadam y su sufrimiento. Leí y releí la esquela de Wendy hasta que las palabras comenzaron a carecer de sentido y enmarqué la foto de Goye en el caño porque me imagino que así ha de ser la libertad.

Retomo la idea de la metáfora por motivos diversos. Consecuencia del material recibido en las últimas jornadas, mi mente y mi corazón han virado de proa a popa casi constantemente. Primeramente me comuniqué con Goye, cuya voz sonaba exhuberante de felicidad. Me maravillé (y debo confesar que hasta en mi fibra más íntima un poco envidié) ese libertinaje a flor de piel al cual nunca me atrevería a aventurarme y le di mis mas sinceras bendiciones (y por las dudas también pésame, ya que el ejercicio cardiovascular que suponen actividades de este tipo son cuando menos riesgosas para alguien de la edad de mi adorada geronta)

Seguidamente envié una postal a Wendy, directamente a la granja donde se hospeda en Wiscólsin, agradeciéndole la información y deseándole los mejores augurios en esta nueva etapa. Finalmente, debía decidir mi accionar respecto de los nignos. El miedo que me producía enfrentarme a la posibilidad de tener que dejar aquella comunidad que tanta paz estaba trayendo a mi vida era ensordecedor. Consulté con varios profesionales, dediqué mis sesiones con el Dr W exclusivamente a este tema e indagué a Gladys respecto de su opinión. Lamentablemente, ella continúa imbuída en una suerte de delirio místico vegetal, y se limitó a sonreírme y regalarme dos repollitos de burzaco. Lo tomé como una ofrenda de amistad.

Long story short, junté coraje y marqué el fatídico número hogareño. Afortunadamente Tramonta no se hallaba y fue la petite Rachel quien tomó el toro por las rastas. Me sorprendió su madurez, ya que a la tierna edad de 4 años me explicó que ambos (su hermano y esha) comprendían mis necesidades de mujer y habían autogestionado el exilio al minisuper de la tía Nan hasta mi regreso. Shoré, agradecida y besé su frente a la distancia.


Vuelta a la normalidad y habitualidad de la comunidad, recordé enderreprontamente la existencia del vhs en la caja enviada por mi amiga. Me percaté de una etiqueta que había pasado de sapercibido hasta entonces. La misma rezaba: "Canal 13, 1988. Dulces recuerdos de cuando presidíamos el club de fans de Gustavo Millet. Disfrutalo. Amorosamente, Wendy".Inserté el cassette en el aparato y viajé hacia un tiempo y un lugar donde la vida era tan liviana como la espuma.


Liviana como la espuma. Y efímera. Si tan solo las vicisitudes de la vida fueran como la espuma...

12 comentarios:

Oh! magnolia dijo...

yo que usted me muevo al ritmo de esos bailes, liberadores y desintoxicantes.
pura espuma y cual es?

chuc dijo...

Solo medio tirador y ya lograba ese efecto gemido orquestal, notable.

Una dijo...

Evadam tiene gravísimos problemas.
Y en parte se los debe al coreógrafo de Gustavito al que hay que atrapar y retener en prisión por la eternidad.
Y con castigos corporales, si señor!

Quizás a Evadam le hayan hecho marca esos movimientos espásticos y deformes dejando en su cabecita la percepción de un mundo extraviado para toda causa.

Lady B dijo...

Magno,
Cacémonos las calzas, permanentémosnon la cabellera y salgamos a bailar.. porque despues, quien nos quita lo espumado?

Chuc,
Muy chavo del ocho el look. Le mando con un remise un elástico y un chalequito. Se que hará buen uso de ambos.

Una,
La pregunta es: Gustavito TENÍA COREÓGRAFO? Yo creo que más bien el llevaba el baile en la piel y se movía al frenético ritmo que le dictaba su cuore.

Lo que si me preocupa es el movimiento pélvico de intenciones seductoras y el consecuente grito de las adolescentes ochenteras que evidentemente adolescían de buen gusto y criterio. C'est la vie.

DeVezEnCuando... dijo...

Jajaajajaja...no puedo parar de reirme (si me permite, claro) El baile frenético demuestra que necesarios son los coreógrafos, nunca lo hubiera pensado... Asesores de imagen a él!
Los movimientos pélvicos que usted nombra... y su consecuencia de gritos, pienso... en los ochenta se calentaban con cualquier cosa!
Y ojo... que a mi no me señale, el dedito...ya sabe!!!

Adriano dijo...

Estimadísima Lady B: Debido a mi temprana adicción al juego (la oca, el ludomatic, la aguja mágica y el estanciero han hecho estragos en mí) debido a ello, decía, carezco de cultura televisiva. Por ende ignoro quién es el Joven Caderas Frenéticas. Lo que sí puedo aventurar es que, como bailarín, merece ser galardonado con unos zapatos de oro. Y de oro macizo, así no baila más. Un suspiro cansino. Smuak.

post dijo...

its alive!!! its alive!!!

Lady B dijo...

DeVez,
Los 80's evidentemente fueron años durísimos para el sex-a-pil... había que conformarse parece.

Adriano,
Le confieso que para mí Gustavito también es un descubrimiento reciente. De haberlo sabido antes, me ponia en campaña para seguirle la carrera.

Post,
Está en México! Pero que fuga de talentos, Dior mio! Primero Pablito y después Gustavo. Cierren la frontera que se en cualquier momento se llevan a Xulma Lobato y ahí sí estamos al horno.

Cory dijo...

Lady B. No le comento el diario de Evadam, porque antes me gustaria ver el VHS que postea y aqui en el ambito laboral esta prohibido :(.
Ante el temor que me invade, que no retorne por aquellos lares en que conte las ideas locas de mi creatura, es que le retorno su comentario. Si usté fuera la english teacher del Peque estaria encantada que le pasara un poco de la creatividad con la que escribe el Diario de la desafortunada Evadam. Quierola a mas no poder.

lady picture show dijo...

no sé que me preocupa más si el contenido del VHS o la usencia de tramonta del hogar!

la cámara lúcida dijo...

que grosos los niños comprensivos de las necesidades de una mujer como ud Evadam, merece toda esa fortuna y le recomiendo, si, asi de una, tirar el vhs a la ba-su-ra-

Lady B dijo...

Lady P,
Ud bien lo dijo, la ausencia Tramontana es PELIGROSÍSIMA!

LCL,
Los niños tienen la sabiduría que los grandes nos empeñamos en olvidar... Ahora, tirar a Gustavito Millet? No le parece que el baile es una terapia que alegra el alma?