sábado, marzo 20, 2010

Goye Noche

Chapá a Madál, 41 de Fiebre Uterina de 2222

Querido Diario:

Estoy convencida de que algun angel de la Guardia está suspendido por cables de alta tensíon sobre mi enclenque persona.

A diferencia de otras oportuniadades en que mi voluble y boludle ser se entregaba a los abismos de la desesperación en desenfrenadas noches de Roviralta y maratones non-stop de Gargagito Tereré, esta vez he sido iluminada por la sapiencia del destino que me ha guiado a los protectores brazos cuyo cobijo necesito.

Varada a la vera peñaloza del camino negro, un cartel rutero descuajeringado de 43/70 sin filtro y extra lubricados de los 70's hizo la luz en mi psique y me teledirigió en la primera combi hacia el maternal seno de la querida abuela Goye.

Su grácil figurita ancianil embebida en grapa y cigarros negros me acogió amorosamente y sin preludios dejó que la marambia de sentimientos perdidos y encontrados se hicieran salinas lágrimas en su pechio.  Su sabiduría me enyena de esperanzas como changuito de "El precio justo".  Y aqui me encuentro, en los confines mismos de Chapá a Madal, mirando a trasluz la belleza de la noche estreshada y abrazada a un Angeloso que escucha mis silentes plegarias de peace of mind. 

6 comentarios:

Madame Lulu dijo...

Santa Goye de la peace of mind ora por nosotros

Cory dijo...

Y mientras lloraba en su pechio, no le caian cenizas de tremendo cigarro en su besha cabeshera?

Una dijo...

Pobrecita. De tal palo...

Adriano dijo...

qué look! altra que galiano.

martín dijo...

grandma
grandma
grandma

DeVezEnCuando... dijo...

Que convide!!!! Que convide!!!
Locura el coment fashionístico del querido Adriano!