domingo, junio 07, 2009

Es la cachaca el ritmo del amor?




Samdí, 32 de Juño de 2015.







Querido Diario:

A pesar de hallarme sumbutruída en los abismos de la desesperación misma, anoche decidí dejar de sentir pena por mi acovachado ser y dejar que el viento nocturno desenriede mi sedosa cabellera y me enlleve hacia quien sabe donde.

Consecuentemente, alrededor de las 23.32 llamé a mi amiga Wendy y nos teledirigimos hacia un reducto muy chic del barrio de Villa Ortúzar que ella suele frecuentar; alyegar, las luces de neón titilantes que dejaban leer un "Terremoto Boliguayo Ortuzeño" y la fila de gentes ataviadas en sus mas fulguraces galas de sábado x la noche resultaban una postal de una noche prometedora.

Gracias a los contactos de mi querida Wendy, conseguimos entrar por atrás (práctica que no me gusta mucho, pero dadas las circunstancias, que más podia hacer?) y nos acodamos en la barra de Quispe, el bartender del lugar a quien solicitamos futilmente dos ginebras on de rocks con un toque de pinolux brisas del bosque, como para darle color. Dendelejos, se escuchaba la marambia tropical y la frixión de los cuerpos que se entremezclaban en una danza sinfín.

Mis ojales salticaban dentre una a otra masa cárnica, sin prestar demasiada atención a ninguna. Mi mente estaba fija en la imagen de mi adodiado Tramontina y me autoflagelé una vez mas recordando nuestros días y noches donde nos fundíamos en uno.

Y enderrepronto, la ví. Parada sobre un waffle de alta tensión, las longuilíneas piernas, la generosa cadera coronada por su pequeña cintura, los voluptuosos senos y su carnosa boca coreando el jít de los Hermanos Jodás, un cover del Puma Rodriguez en version cumbiamba "Agarrensén de las nalgas". La sola visión de sus ojazos negros enmarcados en una infinidad de pestañas hicieron que de alguna manera mis plantales se dirigieran hacia donde ella estaba.

Lumila Gro (ése era su nombre) me recibió con una amplia sonrisa, y yo no cabía en mi ass hombro. Ella continuaba sonriendo, tendiendo su mano, abriendome puertas para que pueda salir a jugar... pero la confusión y la culpa fueron demasiado grandes. Divisé a lo lejos a Wendy, sobando frenéticamente los lóbulos de un natalia natalia masculino y decidí huir. Huí de mi propio y desconcertante deseo; huí de mi pasado tramontinesco y de mi presente lésbico; huí de migo misma y huy! me olvidé la leche en el fuego!

Llegué a casa luego de ambular automáticamente por horas. Se que debo consultar esto con la almohada, aunque ultimamente el colchón se ha mostrado mas comprensivo.

PD. Anoche me lleve la digital, asi que les dejo algunas postales representativas.










10 comentarios:

madamelulu dijo...

uy que fiestones frigoríficos que visita, la manga se atasca con un sólo ejemplar.

Lillí dijo...

Soberbio.

Dejando de lado todo tipo de consideración baba hacia su persona (que por supuesto vienen en las líneas de más abajo) yo reconozco, si, si, YO RE CONOZCO, que este pedazo de escritura (pis of raitin) me ha llegado hasta la hipófisis.

Nuevamente, sin miedo a la aliteración trunca, prolifero una breve crítica literaria: sublime su sucumbutrulante sucesión estilística y vocablística. Y no le dentro al ritmo, porque ya entraríamos en mis costados (el que siempre está brillante y los otros tres que van esperando otras cachetadas para despertarse) lésbicos y ahí se pudre el rancho.

Y ya que estamos que se pudra nomás, mamasa. Ubique a Tramontina en un lugar de dolor controlado a control remoto (ay, si, re-remoto, pero haga el esfuerzo) y véngase con Lumila Gro (mamaaasa) y yo. Te peinaremos las penas... we will feed you macarons and cupcakes, babe.

Dale que si. Te mando un tabsi. Traete anilinas y carilinas.

Dalva dijo...

lo que mata es la humedad

Lady Borderland dijo...

Venerada y blonda (segun me cuentan) Madame,
El lugar es lo de menos. Lo importante es la marambia de sensaciones generadas en mi pórcupe ser.

Lillí,
Merci beaucoup. No se si es una masterpiece pero es lo que hay.

Dalva,
Tan cierto y tan bastardeado el dicho popular.

Oh! magnolia dijo...

Jajaja casi muero enredada en mis carcajadas al leer tamaño texto autobiográfico.
Dejeme escribirle que usted es de lo mejor!
Cachaqueando casi que se olvida de las penas.
Ah! es así que la vida a vecesnos demuestra como el estadio mental de la desolación puede quedar huérfano ante un momento de cháchara.
el pinolux parece que les da colr a las cosas y las desinfessssta!

Lady Borderland dijo...

Ah! Magnifica Magnolia,

Tan cierto como que buey solo bien se lame. Hoy fue un dia ambidiestro, feliz y culpógeno, veremos en que desemboca.

Isil dijo...

Y las tablas decian: honraras tus premios de blog del mes.

karina Manghi dijo...

Hacia rato que un post no me dejaba sin palabras!

chuc dijo...

que viaba que se pegó con el pinolusss.

la cámara lúcida dijo...

ops!